Home / Ligas Menores / Rene Rivera: Una historia de perseverancia

Rene Rivera: Una historia de perseverancia

  DSC01802   “Con todo lo que he pasado, pueden hacer conmigo una película” esas fueron las palabras con las que comenzó a hablarnos, Rene Rivera, receptor de los San Diego Padres e Indios de Mayagüez, sentado en el dogout con su madero en mano, esperando para consumir su turno de bateo en la segunda practica de los Indios de Mayagüez. Y Rivera se expresa de esa manera y no es para menos ya que su carrera profesional ha estado llena de altas y bajas, siendo un trampolín dentro del béisbol pero ha sabido sobre ponerse, y volver a donde siempre ha querido estar. “Ha sido una gran experiencia pasar por todo esto” menciono Rivera mientras nos contaba su larga historia. Para comenzar, fue escogido por los Marineros en el Sorteo de las Grandes Ligas en el 2001, procedente de la escuela superior Papa Juan de Bayamón. Paso varias temporadas en el sistema de liga menor de Seatlle donde participo en varias ligas como la Rookie League, Northwest League, Midwest League, California League, Southern League y Pacific Coast League, para así comenzar su travesía por todas las ligas de béisbol en los Estados Unidos. Luego en el 2004 con tan solo 20 años logro lo que cualquier jugador quiere, llegar a las Grandes Ligas. Participo en un total de 53 partidos entre el 2004 hasta el 2006. Para ese entonces, váyale sumando un total de ocho diferentes ligas participadas con tan solo 24 años. En el 2007, luego de cumplir sus siete años en liga menor con su organización no fue firmado por ellos y visito por primera vez la agencia libre. Recibió varias ofertas pero prefirió firmar con la organización de los Dodgers, donde estuvo activo entre AA y AAA  bateando .250 en 75 partidos. En el 2009, vuelve a la agencia libre y tomo la decisión de ir a la organización de los Mets en busca de una nueva oportunidad en las Grandes Ligas en un equipo donde habían muchos boricuas. En Buffalo, jugo 68 partidos donde se dividió la receptoría, con otro boricua, Robinson Cancel. Además allí se encontraban activos otros boricuas como Nelson Figueroa, Jesús Feliciano y José Valentín. Se acabó la temporada y tampoco logro llenar las expectativas de los Mets. Aun así, logro participar de su novena liga, la International League. Llego el 2010, y luego de terminar su participación en nuestra liga invernal, solo recibió dos ofertas para comenzar la temporada. Una de ellas, fue ir a jugar béisbol independiente y la otra, jugar béisbol AA en Puerto Rico. Al final decidió quedarse en Puerto Rico y jugar en nuestra pelota dominguera, su liga número 10, con Toa Baja. Para desgracia de muchos, la mayoría de los jugadores profesionales que juegan dicha liga podrían estar en el comienzo del final de su deseo de regresar al béisbol organizado y así la historia lo traduce. “Tuve varias ofertas de ir a jugar béisbol independiente pero sabía que era difícil, por eso decidí quedarme acá” nos comentó Rivera sobre su decisión. Tras jugar ocho partidos con Toa Baja, llego otra oferta para ser parte de los Camden Riversharks de la Liga Independiente del Atlántico, donde decidió ir a participar sabiendo que esto le abriría una puerta más para volver al béisbol organizado. En Candem bateo .280 en 22 partidos. Para mediados de mayo, llego la tan esperada llamada. Los Yankees querían tenerlo en sus fincas. IMG-20131028-WA0009 Esto marco el regreso de Rivera al béisbol organizado, ahora con experiencia en un recital de ligas, un total de 11 con tan solo 26 años. Con los Yankees fue enviado a los Trenton Thunder de la Eastern League, su liga número doce. Más adelante fue subido a la sucursal AAA de dicha organización, donde entre ambas ligas conecto para .289 en 44 partidos. Apareció septiembre y su viaje al Bronx nunca llego. Nuevamente fue a la agencia libre. Para Rivera, esto fue solo el comienzo del resurgir de su carrera. En diciembre 2010, Santa Claus se le adelanto dos días y firmo oficialmente contrato con los Mellizos un 23 de ese mes para la temporada 2011 con invitación al campo de entrenamiento de las Grandes Ligas. Así termino su 2010, donde en el principio veía un cielo nublado y termino con un cielo claro y muchas esperanzas. En el 2011 no logro hacer el equipo de las Grandes Ligas en campo primaveral y fue enviado a menores. Dos meses más tarde, recibió una llamada donde le decían que después de cinco años volvía a las Grandes Ligas, esta vez con los Mellizos. En 45 partidos bateo para .144 con cinco remolcadas siendo el receptor suplente por el resto de temporada. Esto le basto para darse cuenta que existe la perseverancia y superación. Dos años más tarde, Rivera pertenece al San Diego Padres donde estuvo activo la temporada 2013. En la actualidad se encuentra preparándose para la temporada invernal con los Indios de Mayagüez desde el inicio, ejemplo de que no importa donde estés, siempre hay que seguir mejorando. Un vivo ejemplo de que quien persevera triunfa. EN ESTE ARTICULO COLABORO GABRIEL SUAREZ.  Entrevista realizada por boricuasenligasmenores.com, en la camara Gabriel Suarez  

Deja un comentario