Home / Ligas Menores / Arbitro puertorriqueño cerca de las Grandes Ligas

Arbitro puertorriqueño cerca de las Grandes Ligas

unnamed

Como la mayoría de los amantes del béisbol, Roberto Ortiz dio sus primeros pasos en su niñez en las categorías menores de su pueblo natal, Caguas, donde se destacó grandemente como campo corto. Al pasar los años y convertirse en un joven adolecente, decidió irse a estudiar a la Universidad de Cayey, mientras que a la misma vez, comenzó a jugar béisbol aficionado en Puerto Rico donde a lo largo de varios años, tuvo el privilegio de pertenecer a los Toritos de Cayey y Orocovis, antes de sufrir una lesión en su muñeca izquierda que lo alejó del madero, pero ya con una profesión en su resume para defenderse en el mundo en que estaba próximo a enfrentarse.

Al tiempo, recibe el consejo de su padre, quien fuese árbitro en Puerto Rico, sobre la posibilidad de ir a tomar varios cursos de arbitraje, pero el joven aun, no contemplaba esa opción, mientras todavía se reasignaba a no poder jugar más hasta que decidió ir a donde sucesivamente fue el lugar que lo llevo a comenzar su carrera de árbitro.

Tras coger varios cursos y empezar su carrera de árbitro con el Colegio de Árbitros de Puerto Rico (CAPRI) por varios años, recibió una beca por medio de la Puerto Rico Umpire Academy (PRUA) para ir a “Jim Evans Umpire Academy”, una escuela en Estados Unidos especializada en árbitros, la cual posteriormente y con una buena actuación con mucha competencia alrededor, le brindó la oportunidad de trabajar para “Minor League Umpire Development”.

“MILUP” lo envía en el verano del 2009 a la “CPL”, Liga Colegial asociada con las Ligas Menores donde los árbitros de nuevo ingreso dan sus primeros pasos y se mantienen activos hasta que pasan al profesionalismo. El boricua, comenzó a explorar el arbitraje americano y fue tan excelente su actuación, que fue seleccionado para el Juego de Estrellas de mencionada liga, convirtiéndose en el primer árbitro puertorriqueño en la historia en arbitrar en ese partido.

Al finalizar dicha liga, fue enviado a la GCL, Liga de Novatos en Florida, donde oficialmente dio su salto al profesionalismo. Desde entonces, ha subido escalón por escalón anualmente en las Ligas Menores. Su desarrollo ha sido de la siguiente manera; 2010 en la “NYPL”, 2011 en la “SAL”, 2012 dividiendo honores entre “FSL” y Eastern League”. En el 2013, todo el año en la Eastern League, 2014 en la “PCL” Liga Triple y donde en el 2015 repite nuevamente. Esa corta carrera de cinco años, incluye tres Juegos de Estrellas y tres series de postemporada.

“He tenido el privilegio de estar en varios Juegos de Estrellas, también en varias series de ‘playoffs’, incluyendo la del 2010, donde estaba jugando Kike Hernández, con quien mayormente he sido ascendido de liga al mismo tiempo” comentó Ortiz, vía telefónica desde Alburquerque.

Ortiz, se convirtió el pasado año en el quinto boricua de la historia en arbitrar a nivel Triple A en los Estados Unidos, detrás de Willie Rodríguez, quien fuese el primero en llegar a dicho nivel, Jorge Bauza, Kelvin Bultron y  Delfín Colon quien es el único arbitro procedente de Puerto Rico en trabajar en juegos oficiales de Grandes Ligas.

“En el arbitraje, el propósito de las ligas menores es hacernos mejores a nosotros, mi sueño es ser ascendido a las mayores y hay probabilidades de que ese sueño se haga realidad. El llegar como árbitro a las Grandes Ligas sería un logro grande, los jugadores tienen más oportunidades  que nosotros, el porcentaje de llegar a las mayores en el arbitraje es menos que el de un jugador, el ser al menos arbitro en menores es ya un logro, estar en Triple A es algo bien grande pero no es fácil” aclaró Ortiz, quien hace dos años se mudó al estado de Kentucky, para trabajar con su inglés y acoplarse a la cultura americana, una de las barreras que tuvo al principio en Estados Unidos arbitrando.

Sobre esa barrera que tuvo que sobrepasar con el idioma en Estados Unidos, Ortiz agradece la ayuda que le dio su compañero boricua en el 2012, José Esteras, cuando estaban en la South Atlantic League, liga de clasificación Clase A Media.

roberrtt

Ortiz junto al árbitro de Grandes Ligas, Mike Everett.

Ahora, solo espera ser escogido para la Liga de Prospectos de Arizona (AFL) en noviembre, donde hay doce espacios disponibles para árbitros y tener la oportunidad de recibir el llamado y luego el “Numero” para subir a las mayores en el 2016. Ese “Numero” lo que te asegura es que iras al campo primaveral como árbitro oficial y luego vuelves a Triple A, a la espera de alguna lesión o vacaciones de algún árbitro de Grandes Ligas y entonces, ser llamado al gran circo; “Siempre le he pedido a Dios que pueda llegar a las Grandes Ligas, al menos por un juego y que todo lo que venga después sean bendiciones”.

Antes de eso, Ortiz, tendrá que arbitrar en 145 partidos durante la temporada 2015, con una solo día de descanso al mes,  tomando aviones sin descanso, estar lejos de su familia y miles de sacrificios que decidió aceptar cuando tomó como profesión el arbitraje; “Es bien sacrificado, uno de los sacrificios más difícil es irme, dejar mi esposa y mi familia. Estamos viajando de ciudad en ciudad y no tenemos días libres, al menos los peloteros tienen días libres, nosotros no, todos los días tenemos juegos,  los días de viajes  no duermes, a veces hacemos escala y esos días lo que duermo son tres o cuatro horas”.

Tanto es el talento del boricua que ya ha tenido la oportunidad de trabajar en Juegos de “Spring Training” desde el 2014; “Estuve en el 2014 en un partido entre Cardenales y Marlins. Este año, el 2 de abril, estuve en como árbitro principal  en un partido de los Yankees y Piratas en Tampa. Al día siguiente, trabaje en uno de los Bravos y Orioles, que fue televisado por ‘ESPN’” explicó, el árbitro de treinta años de edad, quien también es maestro sustituto de Educación Física en los meses de descanso en Kentucky.

Su resume profesional de árbitros también cuenta con vasta experiencia en la Liga de Béisbol Profesional Roberto Clemente por varios años, “Me abrió muchas puertas, empecé en el 2011, y en el 2013 fue mi último año, no pude ir en el 2014 por razones de mudanzas pero hay posibilidades de un regreso”.

En cuanto a la nueva sepa boricua que arropa las Ligas Menores y con quienes este ha tenido la oportunidad de trabajar en los Estados Unidos, este dijo; “Tenemos muchos jugadores que tienen grandes talentos como Danny Ortiz, Cristian Vázquez, Kennys Vargas, Javier Báez, Francisco Lindor y muchos más, son bien respetuosos y bien profesionales”. Además añadió; “Cuando yo jugaba en categorías menores en Gurabo,  Lindor era el recoge bates del equipo, su papa era mi dirigente, y hace un tiempo lo vi y le dije en modo de broma, ‘Todavía me atrevo coger rolas en el campo corto y me muevo más que tu” entre risas.

Al momento, Ortiz seguirá con su sueño y arduo trabajo en la Liga de la Costa del Pacifico donde espera tener una buena actuación, ser escogido para la “Arizona Fall League” y más adelante convertirse en el segundo arbitro puertorriqueño arbitrar  en las Grandes Ligas; “Tengo base cristiana, tengo mi confianza en las manos de Dios, espero que el me ayude y cumpla mi sueño de estar en las Grandes Ligas”.

Por último, Ortiz quiso darle las gracias a toda su familia y allegados por su apoyo incondicional y le envió un mensaje a la juventud de nuestra isla; “A mi juventud en Puerto Rico, hay esperanza y hay oportunidades, solo hay que trabajar fuerte y trabajar para lo que uno quiere”.

Así que, en el 2016 se puede unir a nuestro “Tsunami Boricua” un árbitro en las Mayores.

Deja un comentario